Serbia está en semifinales de la Copa del Mundo

Foto: FIBA

Foto: FIBA

El conjunto dirigido por Djordjevic aplastó a Brasil 84-56 en el primer partido de cuartos de final disputado en el Palacio de los Deportes de Madrid. Milos Teodosic con 23 puntos y 4 asistencias fue la figura del encuentro, acompañado por Bogdan Bogdanovic con 12 tantos. Serbia espera en la siguiente fase al ganador de España con Francia…

Luego de entrar en el cuarto lugar del Grupo A, Serbia se tomó revancha de Brasil que lo había vencido en la fase clasificatoria de la Copa del Mundo y con un juego simple pero muy efectivo, no tuvo problemas para vencer a un Brasil que fue una sombra del equipo que el domingo eliminó a Argentina.

Si bien Brasil jugó un cuarto y medio a la altura de su rival, los dirigidos por el cordobés Ruben Magnano no pudieron frenar la gran actuación del base Milos Teodosic y compañia. Luego de disputar un tramo del encuentro equilibrado, no permitiendo que el rival pudiera escaparse en el tanteador pese a que Teodosic ya llevaba 8 puntos en su haber, sin dudas que lo mejor de Brasil llegó de la mano de Alex García en parte del segundo cuarto, quien con su aporte en el perímetro y controlando defensivamente a Serbia pudo por momentos emparejar el juego y hasta pasar al frente primero 30-29 y luego 32-29. Pero un parcial de 8-0 elaborado por Teodosic y el poderío bajo el acrilico de Krstic y Raduljica comenzaron a quebrar la resistencia “Verde-Amarelha”.

La segunda mitad fue todo de Serbia, defensivamente controlando la pobre labor de los jugadores brasileños pero fundamentalmente en el ataque donde con un juego simple, paciente y muy efectivo en todos los sectores del campo de juego fue desmoronando lo poco que había construído el equipo de Magnano en la primera parte del juego.

El nivel mostrado por uno y otro equipo justifica totalmente el resultado final, jugadores como Huertas, Taylor, Splitter y Leandrinho por nombrar a algunos no estuvieron a la altura de la instancia que se estaba disputando y de los cuales se esperaba un poco más, quizás el esfuerzo hecho ante Argentina fue un condicionante para este partido pero no se explica el bajo nivel en poco menos de 72 horas de una descollante actuación ante nuestra selección.

El conjunto serbio parecía que no pasaba de “Octavos” cuando enfrentó a Grecia y ya está entre los cuatro mejores de este certamen, con poco ruido se fue ganando el respeto de sus rivales y hoy mantiene la chapa de candidato en la Copa del Mundo que se disputa en España.

Sergio Mamondi – Enviado Especial a Madrid (España)

Anuncios