Dejó de brillar una de las Estrellas Blancas; murió Samuel Oliva

Foto: Archivo Diario El Litoral

Foto: Archivo Diario El Litoral

En el mediodia de este domingo 24 de Mayo en Buenos Aires dejó de existir una de las glorias del basquetbol argentino, correntino de nacimiento, Samuel Alfredo Oliva, integrante de las célebres “Estrellas Blancas” de General Paz Juniors junto a Gustavo Chazarreta, Hugo Olariaga, Marcelo Farías y Guillermo Riofrío entre otros.-

Habia nacido el 18 de junio de 1942 en la ciudad de Goya, un reducto correntino caracterizado por el buen básquetbol. Dos clubes fueron el estandarte de la segunda ciudad de la provincia: AGDA (Asociación Goyana de Atletismo) y Amad (Adelante Muchachada Amante del Deporte). Después aparecería Unión. Samuel surgió en la primera entidad y jugó varios Argentinos para Corrientes. Luego Integró el equipazo de General Paz Juniors, de Córdoba, denominado “Las Estrellas Blancas”, vistiendo la camiseta del seleccionado nacional entre 1963 y 1972.-

La pluma de nuestro querido y recordado colega Osvaldo Ricardo Orcasitas (O.R.O) quien nos dejara fisicamente hace poco tiempo detalla con envidiable precisión buena parte de la trayectoria de esta gloria del basquetbol argentino.-

En la década del ‘60 el correntino Samuel Oliva era un perimetral infaltable en la Selección Nacional. Tenía ataque, defensa y rebote; era atlético y dotado técnicamente. ¡¿Qué más se le podía pedir?!

Allí estuvo una década. Desde la preparación para el frustrado Mundial de Manila, Filipinas, en 1962, hasta un cuadrangular que se jugó en Torino, Italia, en 1972.-

Su ficha internacional en las competencias internacionales, desde que arrancó, no ofrece claros entre 1963 y 1969. Además, en cinco de sus seis participaciones siempre jugó con un director técnico diferente, por lo que nadie le pudo decir “éste está porque es amigo de fulano”…

Al respecto, en uno de los apuntes de la revista “El Gráfico” donde Orcasitas fue columnista y comentarista durante muchos años destaca : “Es uno de esos cracks indiscutidos que por personalidad, por presencia solo en la cancha, se convierte en eje de un equipo. Podrá surgir el más variado despliegue de técnicos, pero siempre hay unanimidad. A la hora de viajar, Samuel Oliva es número puesto”.-

Se consagró cuatro veces campeón goyano, desde 1958 hasta 1961. Allí fue compañero de Hugo Roque “Paco” Araujo, muy recordado por su paso en el Racing Club. Ganaron el Provincial de Clubes en Paso de los Libres 1961. Fueron terceros en el 7° Campeonato Argentino de Clubes Campeones realizado en Resistencia 1961.-

Su vidriera nacional fue el Campeonato Argentino de Posadas 1962. Como Goya relegó a la ciudad capital en el Provincial de Saladas 1961, logró el derecho de ser la base de Corrientes para dicha oportunidad.
La actuación fue muy buena. Alcanzaron el sexto lugar en un torneo ganado por Santiago del Estero. Vencieron en los primeros cinco partidos, inclusive al luego subcampeón Córdoba por 85-78, y perdieron los últimos tres.
Samuel fue el tercer goleador del campeonato, con 22,8 puntos de promedio, detrás de Marcelo Farías y Guillermo Ríofrío. También fue uno de los veinte jugadores elegidos para la Preselección Nacional.
Después de ahí pasó a General Paz Juniors de Córdoba, para ser parte del proyecto de “gran equipo” que estaba modelando el dirigente Luis Miguel Isaía: “Las Estrellas Blancas”.-

A pesar de todas las trabas reglamentarias que le pusieron, comenzó a trascender en el país y ser considerado como “el mejor equipo argentino”. No era común que un club del Interior hiciera una gira por la Capital Federal, pero este Juniors lo hizo en agosto de 1963.

Dos años después, en agosto de 1965, Juniors fue invitado a Bahía Blanca, que se afirmaba como Capital del Básquetbol. Ganó 82-81, con 32 puntos de Samuel, a la famosa Selección Bahiense del Lito Fruet, Beto Cabrera y el Negro De Lizaso. “Clava cuando quiere y desde donde quiere”, lo elogió el diario “La Nueva Provincia”. Para no dejar dudas, Juniors también se impuso en la revancha: 91-79.-

En una ciudad con mucho conocimiento del básquetbol, lo de Juniors quedó como lo que mejor se había visto en la última década en escenarios bahienses.-

Un compañero suyo de aquel Juniors, el doctor Gustavo Chazarreta, lo evoca así: “Fue el tipo de jugador ideal de todo equipo por su entrega por entero en el campo de juego. Era muy explosivo y comandaba los contraataques con mucha fuerza y velocidad. Yo le decía ‘Rompeportones’ porque, cuando arrancaba, era difícil pararlo. Iba al frente en todo momento. Excelente persona y mejor amigo”.

Samuel Oliva fue el único basquetbolista del país que jugó el Campeonato Argentino por tres equipos diferentes: lo hizo 3 por Corrientes, 4 por Córdoba y 2 por Capital Federal. En total, 9 veces, entre 1962 y 1973.-

El periodista Juan “Canasta” Cisneros, que también en su época de jugador fue rival y compañero, destaca que Samuel fue “un atleta” (medía 1,92 m.). Y remarca: “Siempre estaba muy bien entrenado y tenía un excelente estado. Era de gran sacrificio. Perimetral, dos o tres, y a veces podía jugar hasta de interno. Buen tirador de dos metros de frente al aro y reboteador cargando al canasto. Para mí fue uno de los mejores palmeadores que vi para tocar los balones en los rebotes ofensivos. Callado, muy educado, de excelente trato, muy correcto”.-

Después peregrinó por Vélez Sarsfield de Alta Gracia (1968) y Talleres de Córdoba (1969), radicándose desde la década del ‘70 en Buenos Aires. Jugó en Comunicaciones (1970/72), Fiat (1973), YPF (1974/76), Nolting (1977) y Villa Mitre (1978), donde se retiró.-

En estos dos últimos clubes fue jugador y director técnico, aunque su primera incursión como entrenador fue en 1970, cuando consagró campeón a Río Tercero en el Provincial de Villa María en aquel equipo que integraban entre otros, Rubén “la Bomba” Diz, Luis Faregliano, Angel Gallardo, Carlos Etchart, Raúl Salguero y Daniel Herrera.-

Redacción Interbasquet Córdoba
F: Osvaldo Ricardo Orcasitas (O.R.O)

Anuncios