El básquet masculino también termino quinto al vencer a Puerto Rico

Foto: FIBA

Foto: FIBA

Argentina redondeó una muy buena actuación y superó cómodamente a Puerto Rico por 105 a 85. Sufrió en el primer tiempo, pero arrasó en el segundo con efectividad de sus perimetrales y valiosas actuaciones de sus internos. De esta manera concluyó en el quinto lugar de los Juegos Panamericanos de Toronto, mejorando el séptimo puesto obtenido en Guadalajara 2011.

Le costó al equipo de Hernández involucrarse con el juego. Posiblemente por el desgaste de tantos días de competencia o por el estilo anárquico de su rival, se lo percibió confuso en el inicio. No obstante, con Aguerre encendido (ocho puntos en el primer cuarto) y Laprovittola como conductor, tomó la ventaja. Y la manejó hasta el final del primer tiempo con vaivenes defensivos pero buenas variantes en ataque (positivo ingreso de Vildoza, quien debutó oficialmente en la Selección mayor). Los boricuas, complicados por la inconstancia de Barea, apelaron al golpe por golpe y fue aquella arma histórica en su identidad la que los mantuvo de pie. Por eso la diferencia al descanso, fue sólo de tres: 42 a 39.

Ya en el complemento, el partido dio un vuelco definitivo para el lado de Argentina, que ajustó su defensa, movió mejor la pelota y golpeó una y otra vez a la displicente postura del rival. Apareció Campazzo (goleador con 17 puntos), Richotti (11, todos en el ST) y también Torres quien redondeó su mejor juego (13 tantos). La efectividad con el tiro externo (11-19) hizo el resto: el parcial en el período final fue de 63 a 26. Buen cierre para la Selección en su participación en Toronto. Cumplió el objetivo primordial (desarrollar jugadores) y le puso el moño con dos valiosos triunfos. A pensar en el futuro, que hay material para ilusionarnos.

Prensa CABB

Anuncios