A ritmo de Samba terminaron los Juegos Olímpicos de Río 2016

Foto: Gentileza RMC

Foto: Gentileza RMC

Después de 16 días y más de 300 pruebas de 42 modalidades deportivas, la llama olímpica fue apagada la noche de este domingo (21/08), cerrando oficialmente los Juegos Olímpicos Rio 2016. En el Maracanã y en Candelária, los Pebeteros Olímpicos se apagaron a las 22h26, bajo los aplausos del público que colmó el estadio para la Ceremonia de Clausura. El Pebetero del Pueblo, sin embargo, continuará en el Boulevard Olímpico del Porto Maravilha, celebrando la primera edición de los Juegos en América del Sur.

El espíritu carioca y brasileño dio color a la fiesta en el Maracanã, que terminó con batucadas de escolas de samba en un carnaval fuera de época. Ni la lluvia despojó al público de su animación, que asistió el pasaje de la Bandera Olímpica de Rio de Janeiro para Tokio, sede de la Olimpíada en 2020.

La ceremonia dirigida por la carnavalesca Rosa Magalhães, con producción musical de Alê Siqueira, emociono al público haciendo un paseo por la música brasileña, con ritmos como samba, frevo y maracatu. Santos Dumont, inventor del avión y pionero en el uso del reloj de pulso, fue recordado una vez más, después del homenaje al 14-Bis en la Ceremonia de Apertura, el 5 de agosto. Personificando al aviador, un actor acompañó el conteo regresivo para el inicio de la fiesta, que culminó con un gran show de fuegos artifíciales.

El centro del césped fue tomado por 206 personas vestidas de pájaros de la fauna brasileña. Al son del grupo de percusión Barbatuques, los bailarines formaron diversas figuras de los puntos turísticos de Rio de Janeiro, como el Cristo Redentor y el Pão de Açúcar. La coreografía fue acompañada de proyecciones inspiradas en la obra de la pintora modernista Tarsila do Amaral. Después de la formación de la última figura (los Aros Olímpicos), el sambista Martinho da Vila homenajeó – junto a tres hijas y una nieta – a grandes compositores brasileños, como Pixinguinha, Braguinha y Noel Rosa.

cerimonia05

El Himno Nacional fue acompañado por atabaques (tambores de origen brasileño) y cantado por un coro formado por niños representando los 27 estados brasileños y el Distrito Federal. La ex-tenista Maria Esther Bueno llevó para el escenario la bandera del Brasil. En la entrada de las 207 delegaciones, Roberta Sá homenajeó a Carmen Miranda y cantó Tico-Tico no Fubá. Isaquias Queiroz, medallista del canotaje, fue el portador de la bandera brasileña. El desfile fue acompañado por gran diversidad musical, representando las diferentes regiones del país. La fiesta de la cultura brasileña también hizo un viaje al pasado más remoto, llegando a las pinturas rupestres de la Serra da Capivara.

Patrimonio Mundial de la Unesco, el sitio arqueológico localizado en Piauí fue representado por 224 bailarines, al son de un coro de niños guaraníes. Las mujeres hilanderas también entraron en escena y tejieron hilados con bilros, una herencia portuguesa que hoy es uno de los patrimonios culturales del noreste del Brasil. En otro momento de gran emoción, bailarines vestidos de muñecos de barro ocuparon el centro del Maracanã para un gran forró. El público coreando acompañó la ejecución de “Asa Branca”, de Luiz Gonzaga.

El Comité Olímpico Internacional lanzó durante la ceremonia el Canal Olímpico, una plataforma digital creada para atraer al público y aproximar interesados del deporte durante el intervalo de cuatro años entre los Juegos. Cinco atletas, entre ellos el gimnasta brasileño Arthur Nory, subieron al escenario mientras el DJ noruego Kygo y la cantante Julia Michaels presentaban la canción “Carry Me”.

Los atletas de los Juegos Rio 2016 fueron homenajeados en un video con banda de sonido de las Bachianas No. 5, de Heitor Villa-Lobos, que recordó los grandes sucesos de las Olimpíadas de Rio. En las gradas, los brasileños vibraron cuando atletas del país, como la judoca medallista de oro Rafaela Silva, aparecieron en pantalla. El nadador americano Michael Phelps y el velocista jamaiquino Usain Bolt también fueron ovacionados.
Flag02
Tradición en las ceremonias de clausura de los Juegos, el último podio de las Olimpíadas fue formado por los vencedores de la maratón masculina, que recorrieron 42km este domingo por las calles del Centro y de la Zona Sur. Las medallas fueron entregadas por el presidente del COI, Thomas Bach. Para agradecer el trabajo de todos los voluntarios, Lenine cantó una versión adaptada de la canción “Jack Soul Brasileiro”. En la secuencia, fue tocado el himno nacional de Grecia y enarbolada su bandera, país donde nacieron los Juegos.

Mientras la bandera olímpica era recogida, el Himno Olímpico era cantado por niños del Proyecto More. El alcalde de Rio, Eduardo Paes, devolvió la bandera a Thomas Bach, que a su vez la entregó a la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, finalizando el tradicional pasaje de bandera entre la actual y la futura sede de los Juegos. Fue el turno entonces, del Japón ocupar el Maracanã durante ocho minutos, presentando el país que va a recibir las Olimpíadas en 2020. Un video mostró al personaje Mario, de un famoso juego de videogame, intentando llegar de Tokio a Rio por medio de una tubería. Finalmente, el caño llegó al escenario y de él salió el primer ministro japonés, Shinzō Abe.

Bach y Carlos Arthur Nuzman, presidente del Comité Organizador de los Juegos Rio 2016, dieron discursos elogiosos sobre Rio de Janeiro y el Brasil. “Todos los brasileños son héroes olímpicos”, dijo Nuzman. “Fueron Juegos Olímpicos maravillosos, en la Ciudad Maravillosa”, complementó Bach, que llamó a seis ciudadanos cariocas para recibir un homenaje del COI para el pueblo de Rio de Janeiro.

Luego de declararse cerrados los Juegos Olímpicos Rio 2016, bailarines con dibujos inspirados en especies de la flora brasileña formaron un grandioso jardín en homenaje al paisajista Burle Marx. La cantante Mariene de Castro surgió al lado del Pebetero Olímpico y, mientras cantaba la música “Pelo Tempo que Durar”, una lluvia artificial apagó la llama. En ese mismo instante, el Pebetero del Pueblo, localizado frente a la Iglesia de la Candelária, también fue apagada.

Para cerrar la ceremonia con un auténtico clima carioca, un desfile de carnaval tomó cuenta del Maracanã, con integrantes de la Mangueira y del Cordão da Bola Preta. En medio de la lluvia de serpentina y al show de los fuegos finales, los atletas no resistieron y cerraron la noche – y los Juegos de Rio – de la forma más carioca posible: con samba en los pies.

Prensa RMC

Auspiciantes-Rio2016



Categorías:Juegos Olimpicos

A %d blogueros les gusta esto: