Epico triunfo de Los Infernales en tiempo extra ante Villa San Martín

Más que nunca Infernales. En tiempo suplementario y contra toda adversidad que se pueda imaginar dentro y fuera de un rectángulo de juego, el doble sobre la chicharra de Alejandro Zubriggen, en tiempo suplementario, le dio un histórico triunfo a Los Infernales de Salta Basket sobre Villa San Martín, por 97 a 96.

En medio del partido, en el tercer cuarto, Rodrigo Haag cayó pesadamente contra una de las barandas cercanas a la cancha y sufrió un fuerte golpe. Tuvo que salir inmovilizado en camilla después de esperar más de 40 minutos porque no había ambulancia en la cancha, una vergüenza que la organización del Torneo Nacional de Ascenso (TNA) deberá tener en cuenta. Ahora, los conducidos por Ricardo De Cecco jugarán este sábado nada menos que ante Hindú Club, puntero de la Conferencia Norte.

El partido tuvo de todo, pero sobre todo una enorme cuota de emoción por lo sucedido durante y el final del mismo. Cuando faltaban menos de 20 segundos para el final del último cuarto, Salta estaba abajo 88 a 85. El antecedente inmediato en ese excitante desenlace, marcaba que el Mono Fioretti había metido los últimos tres triples para mantener con vida a Los Infernales. Como consecuencia de ello, la bola recayó en las manos del ala pivote, quien desde algunos metros más atrás de la línea de tres lanzó pero sin demasiada suerte esta vez. Al rebote alcanzó a interceptarlo LaQuan Prowell, inteligente lo primero que hizo fue sacar la bola al poste alto. Allí estaba a pie firme y esperando su gran oportunidad de ser el héroe: Alejandro Zubriggen. El santafesino agarró la naranja, calibró la mira y clavó la primera gran bomba de la noche para empatar el partido en 88 y mantener con vida a los salteños.

A esa instancia del juego, varios de los hombres que conforman el quinteto titular de Salta habían salido por cinco faltas personales, fue el caso del capitán Gregorio Eseverri, el base Sebastián Puñet y Nicolás Copello, sumada la ausencia de Rodrigo Haag por lesión. Luego le tocó salir por cinco también a Fioretti y en ese infartante final los juveniles le pusieron el pecho a las balas. Durante el tiempo suplementario la ventaja entre uno y otro no fue superior a dos puntos. Los Infernales supieron achicar primero una ventaja de 14 unidades, luego en 50 segundos para el final del encuentro, estaban 10 puntos abajo y se alzaron con una nueva remontada, esta vez para decretar un final histórico, de esos que quedarán grabado en la mente de los salteños y en la historia grande del básquet norteño.

Restaban 10 segundos para el final del tiempo extra, Carnovale no pudo encestar ninguno de los dos libres para ensanchar la diferencia (66-65), y Los Infernales asumieron el último ataque de la noche. El base juvenil, Iván Vicentin, trasladó el balón, metió una finta y penetró por su lado derecho. En el medio de la acción buscó el desmarque de algún compañero y lanzó la naranja hacia atrás. A esa altura de la noche nada era casualidad en el rectángulo de Villa San Martín. La redonda volvió a quedar en manos de Zubriggen quien con menos de cinco segundos, se llevó su marca el perímetro ingresando en la zona pintada, hizo los dos pasos, inclinó su cuerpo hacia atrás y estrechó la zurda. La pelota picó en el vértice del aro y cuando parecía que salía, las luces de la chicharra ya se habían encendido, terminó entre las redes para el delirio visitante y una nueva gesta infernal en la ruta.

Fue triunfo salteño contra todos los pronósticos, después de la lesión de Haag nada parecía iba a ser igual, sin embargo el equipo una vez más demostró el fuego sagrado que florece en momentos trascendentales. De esa manera Los Infernales de Salta Basket siguen escribiendo la historia grande del básquet salteño, manteniendo viva las ilusiones y los sueños. El próximo partido será este sábado, también en Chaco, frente a Hindú Club puntero de la Conferencia Norte.

Lamentable situación

De milagro no pasó a mayores. Restaban cuatro minutos para el final del tercer cuarto y Rodrigo Haag tuvo que retirarse lesionado, inmóvil, de la cancha en Resistencia. Antes, tuvieron que pasar más de 40 minutos para que la primera ambulancia llegara al lugar, el partido comenzó sin la ambulancia reglamentaria y como si eso fuera poco, el jugador salteño impactó contra una de las barandas cercanas a la cancha, sin protección alguna. En ese sentido, cabe preguntarse ¿por qué el Comisionado Técnico dejó que el partido se jugara en esas circunstancias, sin ambulancia ni las medidas reglamentarias que exige la organización del torneo?

El jugador fue trasladado a una clínica local junto al médico y presidente del plantel, Luis Lenti, y el jefe de equipo, Jerónimo Heredia, donde le hicieron los estudios correspondiente. Primero se le practicó una radiografía para descartar alguna fractura en sus costillas y luego una ecografía para descartar algún problema orgánico -riñón, hígado, etc.- Para alegría de todos, sobre todo para el jugador y su familia, solo se trató de un fuerte golpe y una enorme negligencia por parte de los encargados de velar por la seguridad en la cancha de Villa San Martín, en Resistencia, Chaco.

Villa San Martín (96): Guillermo Saavedra (10), Agustín Carnovale (16), Martín Cabrera (30), Julián Morales (11) y Alejo Toledo (12) FI. Francisco Alasia (-), Federico Aldama (12), Martín Pérez Douthat (-), EManuel Pellot (2), Juan Pablo Corbalán (3), Herán Zequeira (-) y Gustavo Mascaro (-). DT: G. Castro. AT: M. Jovanovich.

Salta Basket (97): Sebastián Puñet (6), Rodrigo Haag (6), LaQuan Prowell (11), Emmanuel Okoye (6) y Gregorio Eseverri (12) FI. Iván Vicentin (2), Alejandro Zubriggen (22), Nicolás Copello (10), Nicolás Crausaz (0) y Matías Fioretti (22). DT: Ricardo De Cecco. AT: Sebastián Saborido.

Parciales: 1C VSM 21-12 SB, 2C 14-21 (35-33), 3C 25-26 (60-59) y 4C 28-29 (88-88). TS 8-9 (96-97).
Árbitros: Ariel Rosas y Rodrigo Borras.
Estadio: Villa San Martín (Chaco).
Comisionado Técnico: Carlos Coronel.

Prensa Salta Basket

Anuncios