La Gloria innova en su preparación

Foto: Prensa Instituto

Con el PF Nicolás Acosta y el respaldo del especializado Mario Di Santo, Instituto incluye a su entrenamiento y planifica a futuro en base a especializada metodología neuromotriz.

El trabajo silencioso, invisible y adecuado la alta competencia por medio de lo estrictamente neuronal es un desafío planteado en esta nueva era de preparación. Instituto no es ajeno a eso, sino por el contrario.

El albirrojo, con su preparador físico Nicolás Acosta, apunta a esta especializada metodología neuromotriz que no es para cualquiera. Detrás de La Gloria y el “Viru” está nada menos que Mario Di Santo, una eminencia en la materia.-

Para insertar en la explicación y los por qué de importancia de este tipo de entrenamientos, Acosta explicó: “Creemos en la necesidad de incluir este tipo de trabajos en las planificaciones de nuestros atletas. Sin ánimos de remplazos, insistimos en que nuestros jugadores sean rápidos, fuertes, flexibles, coordinados y resistentes. La tendencia actual en el alto rendimiento pasa por buscar aquello “distinto”, aquel valor diferencial que marque algún tipo de diferencia por sobre el resto y que genere ventaja por sobre tu adversario”.-

“De estas inquietudes es que surge esta nueva concepción de entrenamiento, que no lo creemos un método, sino una forma de ver la realidad, un paradigma. Intentamos que los deportistas además de ser competentes desde las capacidades motoras, sean más inteligentes, tomen mejores decisiones y adquieran más ´herramientas neuromotrices´ para resolver las complejas situaciones que presenta la competencia”, agregó “Viru”.-

– ¿Qué tan importante es este entrenamiento para el básquetbol?

– Nuestro interés como profesionales es intentar entender qué pasa en el cerebro del deportista cuando se mueve y generar metodología para entrenar este tipo de funciones. En el básquetbol la información visual es crucial; podríamos decir que brinda el 90% de la información que va a utilizar para tomar una decisión (pasar la pelota, saltar, acelerar o frenar). Entrenar el ojo y sus funciones seria clave entonces en la planificación diaria. Por lo tanto, tener en cuenta que existe dominancia ocular, es decir, que un ojo procesa más información que el otro, sería vital para entender algunas limitaciones de los atletas, como así también su lateralidad.-

Foto: Prensa Instituto


“¿Podría nuestro jugador tener la misma capacidad de dominio de su miembro “inhábil” que de miembro hábil? ¿Podría ser una tendencia de dominancia ocular la orientación del pick and roll de nuestro jugador? ¿Podría aumentar mi campo visual al punto tal de captar información de casi todos los sectores de la cancha? ¿Podría entrenar el proceso de toma de decisión para que mi atleta tome mejores decisiones y más rápidas? Son preguntas interesantes para pensarlas y generar el punto de inicio de nuevas metodologías para el entrenamiento. Nuestro objetivo en definitiva es incluir el estudio del cerebro humano a la preparación física para ampliar los campos de intervención y mejorar el rendimiento”, expresó el PF.-

– ¿Qué significa para Instituto hacerlo a la par de un especialista como Mario Di Santo?

– Para nosotros como institución es de gran importancia apoyarnos en un especialista del calibre de Mario. Tuve la suerte de cruzármelo en mi formación y de haber formado parte de su equipo de trabajo durante 4 años. Participe de una cátedra que se dicta en el Profesorado de Educación Física en Córdoba (IPEF) que fue la de “Neurociencias y motricidad humana”, en la que se exponen las nuevas tendencias del estudio del cerebro humano y su metodología de entrenamiento.-
– Es el primero que lo hace de esta manera aquí…
– Es el gestor de esta forma de trabajo en Córdoba. Pasamos muchas horas en Eucinesis intentando pensar nuevas metodologías, proponiendo, estudiando y replanteándonos problemas de nuestros atletas.-

– ¿Se puede pensar que el club opte por incluir de lleno esta metodología en la formación y capacitación de todos sus jugadores?

– Hoy Instituto está proyectando hacerlo regularmente inclusive en edades formativas e intentar incluirlo de alguna manera a la planificación del plantel profesional. Y claro, tener a Mario como guía de este proceso es una ventaja por su trayectoria, experiencia y su profundo conocimiento en neurociencias y su aplicación a los deportes.-

Javier Ciani
Prensa Instituto

Anuncios