Los Cavs evitaron la barrida

Joe Murphy/NBAE via Getty Images

El conjunto de Cleveland cortó con la sequía en las finales con una aplastante victoria por 137-116 a Golden State quebrando varias marcas a nivel individual en el caso de LeBron James y a nivel grupal. Pero lo más importante es que extendieron la serie a un quinto partido.

Los Cavaliers mostraron su mejor versión en estas finales, pareciera que la situación de estar a punto de ser eliminados potenciara aún más las cualidades de este equipo tal como lo mostraron las finales del año pasado cuando remontaron un 1-3 (único equipo en la historia en conseguir tal hazaña). Lograron establecer una gran diferencia en el marcador que por primera vez en toda la serie pudieron mantener durante todo el encuentro.

Durante los primeros minutos del partido LeBron James dio indicios de una gran noche para toda la afición presente en el Quicken Loans Arena, tras encestar un doble en bandeja desplazó a Michael Jordan del tercer lugar en la lista de máximos anotadores en la historia de las finales.
Con grandes porcentajes de efectividad, una durísima defensa y un gran trabajo en equipo los dueños de casa establecieron dos marcas antes del entretiempo. Mayor cantidad de puntos en un cuarto en una final con 49. El segundo hito de la noche llegó tras finalizar el segundo cuarto con la mayor cantidad de puntos convertidos en la primera mitad de una final con 86 (máximo logro en la historia).
El tercer cuarto en estas finales ha sido el punto de quiebre para ambos conjuntos dónde los Warriors siempre estuvieron mejores en números que los Cavs, aunque esta vez la historia se revirtió y favoreció a los locales. No le dieron posibilidad alguna a Golden State de achicar la diferencia en el tanteador, mostrando mucho carácter en defensa y manteniendo la efectividad en los lanzamientos hasta el final del partido. Cleveland logró lo más importante que es continuar con vida en esta serie y de paso coronó una gran noche con dos récords más: Mayor cantidad de triples convertidos en una serie final con 24 (record del equipo) y LeBron James superó a Magic Johnson con más triples-dobles en la historia de las finales (9).
El tridente de los Cavs se combinó para anotar 94 puntos. Kyrie Irving fue el goleador del partido con 40, Kevin Love aportó 23 y James, la gran figura de la noche, concluyó con 31, 10reb y 11as.
En la visita Kevin Durant fue el máximo anotador con 35 unidades. Draymond Green aportó 16 puntos y 14 rebotes, mientras que Stephen Curry finalizó con 14 tantos y 10 asistencias.

Los parciales de la noche histórica de Cleveland Cavaliers fueron los siguientes: 1C: 33-49, 2C: 35-37 (68-86), 3C: 28-29 (96-115), 4C: 20-22 (116-137).

Esteban Abed – Interbasquet

Anuncios