Córdoba no pudo en la final ante Buenos Aires

El equipo dirigido por Ismael Acuña cayó ante Provincia 76-91, en un partido que lo pudo emparejar pero que no pudo dar vuelta lo hecho en el primer cuarto donde el rival sacó la ventaja. Justificó Buenos Aires el título con gran desempeño basados en cuatro pilares de una camada importante salidos de Zárate y Bahía Blanca fundamentalmente.

Foto: Interbasquet

¡Cuando salir segundo, suma!
No hubo llantos, si quizás algún que otro lamento pero no hubieron reproches, los chicos de Córdoba sabían que dieron todo y que el rival de enfrente era superior, el tablero final marcaba la justificación de porqué Buenos Aires gritaba, saltaba y se emocionaba.
Fue difícil remar siempre desde atrás en un inicio de partido muy trabado y cortado por los árbitros (no es una justificación y nada tuvieron que ver en la derrota del local), si bien es un campeonato argentino y están los mejores de cada provincia, son niños! sí NIÑOS y lo remarco porque en estas circunstancias también se puede hacer docencia, nunca está demás advertir, explicar y hacer notar el error. Pero más allá de eso lo más importante fue el espíritu de lucha y de saberse capaz de dar vuelta las adversidades, pese a una diferencia máxima de 21 en contra los chicos nunca bajaron los brazos, a punto tal que llegaron a ponerse a 10 de su rival. La moraleja de este cuento sería…”Si dejaron todo y valió cada segundo de ese esfuerzo, entonces no perdiste”.
Destacamos la entereza de los chicos, la riqueza técnica de los jugadores de cordobeses, fue lo que los llevó a esa instancia y así como mencionamos al local, el rival, plagado de muy buenos jugadores, entendió como se juega estos torneos, ocupando espacios haciéndolo con balón o sin él. Con jugadores de buen talla allí radicó una de las diferencias sobre el resto, rápidos de piernas y de cabeza que les permitió saber cuando estaba en problemas y debía cambiar.

El partido…
El comienzo de “Provincia” fue simplemente magnífico, defendiendo durísimo en la pintura gracias a la presencia de Máximo Genitti, generando con el movimiento de balón y aprovechando lo rápido que se cargó de faltas la selección cordobesa, para canjearlos por puntos en la línea de libres. Tal es así, que luego del 12-2 inicial, los anfitriones sufrieron la exclusión de Tomás Mazuqui, quien solo estuvo 5:41 en cancha. A todas las virtudes bonaerenses ya mencionadas, se le sumó sobre el cierre del cuarto, el peso en la lucha por los rebotes ofensivos; seis de los quince recobres que tuvieron en el parcial los consiguieron en el canasto contrario, con Matías Zanotto como destacado para redondear un sprint de 10-0 e irse al entre-cuarto 27-17 arriba.

Foto: Interbasquet


El segundo cuarto tuvo otros nombres pero similar desarrollo, porque con las rotaciones obligadas, Buenos Aires se sintió cómodo y lastimó. El versátil Lucas Giovanetti, de excelente rendimiento en el torneo, entró a exponer su repertorio ofensivo (penetraciones vistosas y lanzamientos lejanos) para engrosar un goleo que ya era bueno. Además, Juan Bocca fue su ladero con una mano propia de tirador. Como contrafuerza, reapareció el héroe cordobés del sábado: Germán Misetich. El interno del local entendió que era momento de reaccionar para que la final no se defina prematuramente, y anotando 14 de los 22 puntos de su equipo en el segundo cuarto, imposibilitó que el campeón defensor se corte. Finalizados los veinte iniciales, “Provincia” mandaba 47 a 33.

Al regreso del descanso largo, el dueño de casa fue a quemar las naves, sabiendo que todavía había tiempo para la reacción. Cortando línea de pase y neutralizando a a los grandes en el juego interno, encontró la llave para atacar más cómodo y ponerse a un dígito de diferencia. Con la gente en ebullición y la corriente en contra, Buenos Aires logró salir a flote con la templanza que caracteriza a los grandes equipos, produciendo desde las manos del inteligente Gattari y yendo a la línea a buscar puntos gratis. No sólo frenó la sangría, además estiró la diferencia hasta puntos máximos de 18, con el buen desempeño del rendidor Genitti, que a la buena defensa interna le agregó juego de externo.

El último cuarto fue el más emocionante de todos. El partido se convirtió en duelo de minirachas, que llevó las diferencias a máximas que hacían pensar que la final estaba cerrada, para pasar a un desenlace estrecho es cuestión de minutos. A esos parciales se les puede poner nombre, porque cada equipo tuvo su líder en este episodio: Germán Misetich para Córdoba y Lucas Giovanetti para “Provincia”, escoltados por equipos de alto nivel, les regalaron a los espectadores una final digna del campeonato que jugaron ambos elencos. Aunque los cordobeses se quedaron con el cuarto período y no pidieron evitar que Buenos Aires se convirtiese en bicampeón del Argentino U13. Triunfo de los bonaerenses por 91 a 76, para culminar un torneo que los vio ganadores en cada presentación.

Voces de Protagonistas
Ismael Acuña el DT de Córdoba encargado de uno de los procesos más largos qu haya tenido esta federación habló con Interbasquet:
Ir a descargar

Juan Negro, el entrenador de Buenos Aires destacando la enorme riqueza de su plantel…

Ir a descargar

Sergio Mamondi – Interbasquet
Comentario del juego: Prensa Torneos CABB

Anuncios