Otra noche histórica en Toronto

Sixers y Raptors dejaron todo en la cancha en este emocionante séptimo partido, con el “buzzer beater” de Kawhi Leonard sobre la imponente humanidad de Joel Embiid para que Toronto acceda a la final del Este. En Denver, C.J. McCollum lideró la ofensiva de Blazers para derrotar a los dueños de casa y avanzar a la final del Oeste.

En la tarde del domingo se definieron las dos series que restaban para conocer quienes se enfrentarían a Milwaukee y Golden State en las respectivas finales de conferencia. Una gran mezcla de sensaciones se pudo observar en cada uno de los protagonistas, la tensión fue creciendo a medida que transcurrió el tiempo de juego, con las 4 franquicias jugando a un gran nivel, sobre exigiéndose al máximo de sus capacidades para hacer de estas dos definiciones las mejores que se vieron en los últimos tiempos, con un broche de oro en el duelo entre Sixers y Raptors.

Philadelphia llegó a Toronto con la motivación de haber ganado el sexto juego en su estadio y un poco jugando con la presión de su rival quien en los papeles era el candidato a quedarse con el pase a la próxima instancia.

El partido fue bastante friccionado, el rose defensivo se hizo sentir desde el inicio, con uno de los scores más bajos en el primer período en lo que va de toda la postemporada si revisamos como se dieron los parciales del resto de los equipos que han participado hasta aquí. Ambas franquicias se combinaron para 31 puntos en total, con los dueños de casa adjudicándose el primer cuarto por 13-18.

A pesar que las defensas se mantuvieron firmes durante la segunda manga, la producción ofensiva de 76ers y Raptors aumentó; Kawhi Leonard lideró la tabla de goleadores en la primera mitad con 15 unidades, acompañado la muy buena tarea de Serge Ibaka desde la banca de los suplentes con 8. Por la visita Tobías Harris comandó las anotaciones del equipo con 10 tantos, mientras que Embiid aportó 7, llegando al descanso del medio tiempo con el resultado parcial favorable a Toronto por 40-44.

Tras el regreso del entretiempo, los Raptors sacaron una rápida ventaja de 9 tantos en los primeros minutos del tercer cuarto (41-50 con 9’28” por jugarse), pero Sixers pese a haber fallado algunos lanzamientos lograron salir del bache ofensivo, con un triple clave de J.J. Redick. Jimmy Butler comenzó a tomar protagonismo anotando unas canastas dificilísimas ante la buena presión defensiva del conjunto canadiense y el trabajo de Embiid en ambos costados de la cancha sirvieron para que la visita revirtiera el tanteador, pasando a comandar el partido 57-50 (parcial de 16-0) a falta de 4’59”.

En el momento más delicado del juego, un doble del experimentado Ibaka terminó con la sequía ofensiva para el equipo dirigido por Nick Nurse. Reaparecieron los tiros a media y larga distancia, cerrando éste cuarto nuevamente arriba por 64-67.

Los 12 minutos restantes fueron extremadamente intensos y dramáticos. La presión, el desgaste físico, la tensión, empezaron a repercutir en el desarrollo del juego, algo normal teniendo en cuenta lo que se estaban disputando ambas franquicias. Lo que no disminuyó fue la paridad en el tanteador, volviéndose una constante el intercambio de canastas, acompañado de los reiterados empates y cambios de liderazgo.

Con 10.8 segundos en el reloj, Leonard que venía de encestar 1 lanzamiento libre, falló el segundo, dejando el marcador 88-90, el rebote cayó en manos de Tobías Harris que sin tiempos por pedir se lo entregó a Butler. El alero de 76ers no dudó ni un instante en atacar el aro encestando el doble de la igualdad ante el buen regreso de Ibaka que estuvo cerca de bloquear el tiro de Jimmy (90-90 con 4.2 segundos de partido).

Nurse solicitó tiempo muerto, para discutir la jugada de salida con sus dirigidos. Marc Gasol fue el encargado de realizar el saque desde el lateral inferior en campo rival y como era de esperarse, el balón fue a manos de Kawhi. “The Claw” recibió la pelota en el eje de la cancha, detrás de la media luna, al estar marcado por Ben Simmons, optó por correr hacia su derecha, en busca de un mejor ángulo para sacar el disparo. En esos pocos instantes llegó la ayuda defensiva de Embiid, con su diferencia de altura provocó que Leonard llegara casi hasta el fondo de la cancha para armar el lanzamiento.

Increíblemente Kawhi pudo realizar el tiro con una enorme parábola superando la envergadura del pívot camerunés. Durante la trayectoria del balón, la chicharra sonó anunciando el final del partido y tras botar 4 veces sobre el cilindro del aro, terminó ingresando, desatando toda la euforia dentro y fuera del Scotiabank Arena. Un emocionadísimo Kawhi Leonard como nunca antes se lo vio, celebró esta canasta, que para mi entender, vino acompañada del desahogo y la presión que se quitó de encima tras todo lo sucedido en el verano previo al inicio de esta campaña.

Toronto venció 90-92 a Philadelphia avanzando a la final de la conferencia del Este, donde se medirá ante Milwaukee Bucks. Esta serie iniciará el miércoles 15, jugándose los dos primeros encuentros en el Fiserv Forum de Milwaukee, ya que el conjunto liderado por Giannis Antetokounmpo finalizó la temporada regular con el mejor registro entre ambas conferencias, asegurándose el comienzo como local de cada llave, inclusive (en caso de avanzar) el de la final por el título de campeonato de la NBA.

Para Kawhi además de haber finalizado con récord personal de puntos en un partido de postemporada; se convirtió en el primer jugador en conseguir un “buzzer beater” en el séptimo partido en la historia de los playoffs. Su predecesor fue Allan Houston, que en 1999 encestó el tiro ganador (dejando apenas 0.8 segundos en el reloj) en el encuentro definitivo, para que New York Knicks derrotara 78-77 a Miami Heat en condición de visitante, cuando las series de conferencia se jugaban a 5 partidos.

Entre lágrimas y emoción, ambos planteles se infundieron en una enorme muestra de respeto, felicitándose por la enorme entrega a lo largo de toda la serie. Claro que a nadie le gusta perder, pero todo es parte de la madurez y el aprendizaje e inmediatamente tras celebrar ese canastazo de Kawhi, Marc Gasol, Serge Ibaka y toda la franquicia de Toronto se fueron acercando para consolar a Joel Embiid quien no pudo contener las lágrimas tras la dura derrota, al igual que al resto de sus compañeros.

Titulares de Raptors: K. Leonard 41 puntos (16/39 TC, 2/9 3P, 7/8 TL), 8 rebotes, 3 asistencias, 3 robos; Pascal Siakam 11 unidades, 11 tableros, 2 recuperos; Kyle Lowry 10 tantos, 6 rebotes, 6 asistencias, 2 robos; M. Gasol 7 puntos, 11 tableros, 3 tapas; Danny Green 2 unidades, 4 rebotes, 1 robo. Reservas: S. Ibaka 17 puntos (6/10 TC, 3/5 3P, 2/2 TL), 8 rebotes, 3 asistencias; Fred VanVleet (4pts, 2rec).

Iniciales de Sixers: J. Embiid 21 puntos (6/18 TC, 1/6 3P, 8/9 TL), 11 rebotes, 4 asistencias, 3 bloqueos; J.J. Redick 17 unidades (5/11 TC, 4/8 3P, 3/3 TL); J. Butler 16 tantos (5/14 TC, 1/6 3P, 5/6 TL); T. Harris 15 puntos (5/9 TC, 2/5 3P, 3/4 TL), 10 rebotes; B. Simmons 13 unidades, 8 tableros, 5 asistencias, 3 tapas. Suplentes: James Ennis III (6pts); Mike Scott (2pts, 2reb); Greg Monroe jugó 1’41”.

Parciales: 1C. 13-18; 2C. 27-26 (40-44); 3C. 24-23 (64-67); 4C. 26-25 (90-92).

El dramático final entre 76ers y Raptors:

Blazers y Warriors se medirán en la final de Oeste

En el primer turno del domingo, Portland Trail Blazers superó a Denver Nuggets por 100-96 en condición de visitante. Serie que también estuvo invadida por la tensión y todo lo que conlleva jugar un partido definitorio, resolviéndose en los minutos finales, donde prevaleció experiencia del plantel dirigido por Terry Stotts. Donde Damian Lillard mostró lo que es ser un verdadero líder, dejando de lado el egocentrismo por querer ser el héroe del partido en una noche de bajo rendimiento anotador para el base, entregándole la posta a su compañero de dupla C.J. McCollum, quien estuvo imparable a media distancia.

La mala noticia para Portland fue la salida por lesión de Rodney Hood. El alero que saliendo desde la banca de los suplentes se ha convertido en el “factor x” del equipo, sobre todo en la serie ante Denver, sintió un fuerte dolor en su pierna izquierda durante el tercer período, teniendo que abandonar la duela e irse directamente a los vestidores. Más tarde se diagnosticó que el jugador tuvo una “hiperextensión de la rodilla izquierda” y habrá que ir viendo cómo evoluciona día a día, lo que hace suponer que posiblemente se pierda el primer juego de la final ante Warriors.

C.J. fue el goleador y gran figura del partido con 37 puntos (17/29 TC, 1/3 3P, 2/2 TL), 9 rebotes; seguido de “Dame” con 13 unidades, 10 tableros, 8 asistencias, 3 robos. Otro que también tuvo un importante desempeño fue Evan Turner que desde la banca de los suplentes sumó 14 unidades, 7 rebotes.

Por el conjunto local, Nikola Jokic concluyó con 29 puntos (11/26 TC, 2/6 3P, 5/7 TL), 13 rebotes, 2 asistencias, 4 tapas; Jamal Murray lo acompañó con 17 tantos (4/18 TC, 9/9 TL), 6 tableros, 5 asistencias. Muchísimo futuro el que tiene el plantel dirigido por Mike Malone conformado en su mayoría por jóvenes que ya dejaron de ser promesas y se han vuelta una realidad.

Jugadas destacadas de los minutos finales entre Blazers y Nuggets:

Lo que le depara a Portland, nada más y nada menos que viajar a la casa del actual bicampeón y defensor del título, Golden State. La final entre Blazers y Warriors comenzará el martes 14 de mayo.

Esteban Abed – Interbasquet
@estebanabed – Twitter
@estebanabedyazbek – Instagram

Anuncios