Continúa la dinastía Warriors

Golden State derrotó a Portland en suplementario, revalidó el título de conferencia y avanzó por quinto año consecutivo a la Final por el campeonato de la NBA, convirtiéndose en la segunda franquicia con más presencias seguidas en la historia.

Más allá de la barrida de Warrios por 4-0 ante Blazers, hay que reconocer y destacar el labor realizado por el plantel a cargo de Terry Stotts, que a pesar de los resultados adversos en el tanteador, llevó al límite a Golden State. Jugando un básquet de altísimo nivel, en una temporada plagada de lesiones en sus principales figuras y con Damian Lillard jugando con un par de costillas lastimadas luego de que Kevon Looney se le cayera encima durante el segundo partido de la serie.

A pesar de ello, “Mr. Clutch” admitió que la defensa ejercida sobre él por parte de Warriors era la causante de su bajo rendimiento anotador, que lo de su lesión sólo le molestaba al respirar hondo. Lo dije con anterioridad, un verdadero líder para su equipo, apareciendo en los momentos más delicados, resignando a veces ser el héroe para no quitarle protagonismo a sus compañeros si están teniendo una buena performance, ayudándoles a que se destaquen para que aumenten su confianza y nivel. Siempre pensando en el equipo.

Golden State que ya perdió tres superestrellas por lesión en estos playoffs, dio muestras de madurez y experiencia para jugar esta clase de partidos. Recordemos en primera ronda con LA Clippers se lesionó DeMarcus Cousins, en semifinal la distención en la pantorrilla derecha de Kevin Durant ante Houston Rockets y en el juego 3 de la final, Andre Iguodala sufrió una contractura en su pantorrilla izquierda marginándolo para el cotejo número 4.

Con todos estos pronósticos en contra, los Warriors se volvieron cada vez complicados de vencer. Los “Splash Brothers” aparecieron en su mejor versión, impulsados por Draymond Green, el motor del equipo colaborando con su dura defensa, subiendo el balón, anotando y asistiendo, las buenas actuaciones de Kevon Looney convirtiéndose en el “Factor X” de Golden en estos playoffs con su lucha en los tableros y la gran cantidad de puntos en segunda oportunidad que le dio a su equipo ganando los rebotes ofensivos.

Durante el partido de anoche, Trail Blazers llegaron a ganar por 17 puntos (78-95 a 1’55” del cierre) y la visita respondió con un parcial de 9-0 para ingresar al último período con desventaja de 1 dígito (87-95).

Portland hizo de todo para mantener la ventaja, pero no fue suficiente. Restando 4’34” Stephen Curry superando la defensa de Meyers Leonard, anotó el doble de la igualdad (104-104). La paridad se mantuvo hasta los segundos finales del período, donde Lillard tuvo la oportunidad de darle el triunfo a su equipo y la excelente marca de Klay Thompson ayudado por Green protegiendo la pintura, le complicaron el disparo al base, teniendo que resolverse todo en prórroga.

Golden State logró el quiebre del partido a falta de 39.6 segundos, tras un triple a 45° de Draymond Green dejando el electrónico 119-115. Lillard anotó un doble rápido, dejando tiempo suficiente para defender la jugada siguiente de Warriors y en caso de salir exitosos tener la última bola. Curry consumió la mayor cantidad de tiempo posible, falló su disparo y el rebote calló en manos de su hermano Seth, habilitando a “Dame” para que se jugara la individual. Nuevamente la doble marca entre Thompson y Green funcionó, bloqueándole el disparo a Lillard, aunque el base se vio favorecido en esta acción, ya que la pelota se perdió en el fondo de la cancha tocado por uno de sus rivales. Con 3.3 segundos en el reloj, Stotts planificó la jugada de salida, un triple desde la esquina por parte de Damian, pero se quedó corto en el lanzamiento debido a la presión defensiva de Klay.

Los Warriors se quedaron con el triunfo por 119-117, consagrándose campeones por quinto año consecutivo de la Conferencia Oeste, además se convirtieron en el segundo equipo con más presencias seguidas en las finales de la NBA, detrás de las 10 que disputaron los Boston Celtics entre 1957 y 1966 liderados por el legendario Bill Russell.

Lo positivo para la franquicia de Oakland es la cantidad de días de descanso que tienen hasta el inicio de las finales por el campeonato, ya que el primer partido será el jueves 30. Esto le da más tiempo a que se recuperen Kevin Durant y Andre Iguodala. El caso de “K.D.” es un poco más delicado y el jueves 23 le harán un nuevo control para conocer cómo va evolucionando.

Stephen Curry escribió su nombre en otros dos récords, por un lado ingresando a una camada selecta de jugadores que anotaron 30 o más puntos en sus primeros 4 partidos de postemporada, acompañando a Michael Jordan, LeBron James entre otros. Por el otro, junto a Draymond Green se convirtieron en la primera dupla de compañeros en registrar una triple-decena cada uno en el mismo partido en la historia de los Playoffs.

Steve Kerr también agrandó su legado. Con esta hazaña se convirtió en el primer entrenador en la historia de la NBA en acceder a 5 finales consecutivas en sus primeras 5 temporadas como entrenador (valga la redundancia).

“Baby-Faced Assassin” firmó su planilla con 37 puntos (11/25 TC, 7/16 3P, 8/9 TL), 13 rebotes, 11 asistencias y recuperó 1 balón en 47’24”. El polifuncional Draymond Green finalizó con 18 unidades (7/13 TC, 1/3 3P, 3/4 TL), 14 tableros, 11 asistencias, 3 robos y 2 tapas en 43’20”. Completaron el cuadro titular: K. Thompson 17 tantos (7/21 TC, 3/10 3P), 6 rebotes, 2 robos, 1 bloque en 46’17” de partido; Alfonzo McKinnie 12 puntos; Jordan Bell 7 unidades. Reservas: K. Looney 12 puntos, 14 rebotes (6 ofensivos); Shaun Livingston (8pts); Andrew Bogut (4pts, 3reb); Quinn Cook (4pts); Jonas Jerebko (2reb, 1as, 1rec); Jacob Evans ingresó 3’34”.

Iniciales de Blazers: M. Leonard estableció marca personal en puntos en su carrera como jugador de básquet con 30 (12/16 TC, 5/8 3P, 1/2 TL), de los cuales 25 los consiguió en la primera mitad con el antecedente que ni en su experiencia en la universidad había logrado superar los 20 puntos en algún partido. Además capturó 12 rebotes, dio 3 asistencias, recuperó 1 pelota y colocó 1 tapa; D. Lillard 28 unidades (11/24 TC, 4/12 3P, 2/2 TL), 12 asistencias; C.J. McCollum 26 tantos (10/22 TC, 5/9 3P, 1/1 TL), 7 asistencias, 2 bloqueos; Maurice Harkless 5 puntos; Al-Farouq Aminu 1 rebote, 1 tapa. Suplentes: Zach Collins (10pts); Rodney Hood (7pts, 2rec); Enes Kanter (6pts); Evan Turner (4pts, 7reb); Seth Curry (1pt, 2reb, 2as).

Parciales: 1C. 36-35; 2C. 29-34 (65-69); 3C. 22-26 (87-95); 4C. 24-16 (111-111); T.E.1: 8-6 (119-117).

Stephen Curry alcanzó el segundo triple-doble de su carrera en playoffs, mientras que Green lleva 8 de los cuales 4 los ha conseguido durante esta postemporada:

En la noche del martes, Milwaukee Bucks y Toronto Raptors jugarán el cuarto partido de la final del Este en el Scotiabank Arena, serie liderada por Bucks 2-1.

Esteban Abed – Interbasquet
@estebanabed – Twitter
@estebanabedyazbek – Instagram

Anuncios