Iguodala con “la Daga” puso la serie en tablas

Con una enorme tarea en el costado defensivo en la segunda mitad, acompañadas de buenas transiciones ofensivas, Warriors revirtieron una desventaja de 12 unidades para derrotar a Raptors y robarles la localía.

El segundo partido de la Final tuvo un sabor agridulce para los dirigidos por Steve Kerr; ganaron jugando muy bien, sobre todo en el tecer y cuarto período cuando la defensa de Golden hizo sentir su vigor sobre Toronto, el problema fue las bajas por lesión que sufrieron los oriundos de Oakland.

Durante el primer cuarto, Kevon Looney sufrió un fuerte golpe en el costado izquierdo de su pecho mientras defendía una penetración de Kawhi Leonard, provocando que el pívot de Golden tuviera que ser asistido minutos más tarde en los vestidores.

Lo bueno para Kerr fue la performance de DeMarcus Cousins, esta vez integrando la formación inicial y respondió de manera notable en ambos costados de la cancha, principalmente en defensa. Su presencia protegiendo la pintura fue esencial para darle un respiro a Draymond Green, colaborando en la lucha por los rebotes, conteniendo a Marc Gasol, Pascal Siakam y en ocasiones cerrándole el paso a Leonard.

Por el lado del conjunto local, el poder ofensivo de Kawhi y los puntos provenientes desde la banca de los suplentes por parte de Fred VanVleet sirvieron para que Toronto liderara el marcador en la primera mitad, pero siempre con Warriors al acecho.

Golden State regresó al campo de juego perdiendo por 5 tantos (54-59) e hizo lo que mejor sabe hacer, doblegar a sus rivales en pocos minutos. Una ráfaga de 18 puntos en 5’25” encestaron los Warriors para tomar la delantera en el tanteador y a partir de allí inclinaron la balanza a su favor. A los dueños de casa les costó muchísimo poder reaccionar ante semejante aluvión sufrido, comenzaron a aparecer los errores en la conducción, varias pérdidas de balón gracias a la presión defensiva ejecutada por Golden, tiros al aro demasiado forzados intentando buscar cortar con la sequía y la desesperación se notó en la cara de alguno de los jugadores.

Cuando parecía que el bicampeón tenía controlada la situación, llegó otro golpe anímico, la lesión de Klay Thompson. El escolta sufrió una lesión en el isquiotibial de la pierna izquierda cuando se jugaban apenas 1 minuto y 39 segundos del último período, luego de lanzar un triple desde el codo inferior de la cancha ante la marca de Danny Green. Klay trató de continuar en cancha, pero se notaba claramente que no podía pisar, así y todo salió caminando por sus propios medios y se retiró al vestuario para que le hicieran los primeros estudios. Allí lo recibió Kevin Durant, al igual que en el primer juego, el alero vio el partido desde ahí y fue a recibir a sus compañeros en el túnel, sin salir a la cancha.

Simplemente admirable la mentalidad ganadora y experiencia que tiene el plantel de Kerr para jugar esta clase de partidos. Mucho mérito de ello tiene su entrenador que les ha enseñado a cada uno de sus dirigidos como desempeñarse ante estas situaciones, más allá del talento de cada jugador, la confianza que les transmite, el hacerles notar lo importante que son para el equipo tanto las súper estrellas como los jugadores de relevo. Como fue el caso de Quinn Cook, el base apareció con sus triples en el momento más delicado del partido para que Warriors no perdieran el liderazgo en el tanteador ante el golpe anímico por la salida de Klay.

Con el marcador favorable 90-82, Golden pudo mantener la diferencia hasta el minuto final donde Toronto encontró los medios para reducir la desventaja a 1 posesión, tras un triple de Danny Green a 45° (106-104 con 26.9” en el reloj).

Los Warriors en vez de solicitar tiempo muerto, repusieron el balón desde el fondo de la cancha, para consumir la mayor cantidad de segundos posibles y de recibir una falta personal que sea a Setphen Curry, su mejor tirador de libres; Raptors presionaron y doblaron la marca sobre el base pero evitando la falta, buscando robarle la pelota o bien que se la pasara a otro compañero. Cuando lograron doblarlo, Steph le pasó el balón a Shaun Livingston y con una finta de devolución hacia Curry (quien absorbió la atención de 3 defensores, sin balón en su trayecto al aro); Shaun habilitó a Andre Iguodala, quien estaba sólo detrás de la media luna con tiempo más que suficiente para calibrar el tiro y encestar el triple para dejar el tanteador 109-104, sentenciando el partido a 5.9 segundos del cierre.

Toronto luego del minuto pedido por Nick Nurse no pudo anotar de manera inmediata y de esta manera la serie quedó nivelada en 1 y confirmando que al menos se jugarán 5 partidos en esta final.

Formación titular de Golden: K. Thompson 25 puntos (10/17 TC, 4/6 3P, 1/2 TL), 5 rebotes, 5 asistencias, 1 recupero; S. Curry 23 unidades (6/17 TC, 3/10 3P, 8/9 TL), 4 asistencias, 3 robos; D. Green 17 tantos (6/12 TC, 5/6 TL), 10 tableros, 9 asistencias, 2 recuperos, 1 tapa; D. Cousins 11 puntos, 10 rebotes, 6 asistencias, 2 bloqueos; A. Iguodala 8 unidades, 8 tableros, 6 asistencias, 1 recupero, 1 tapa. Reservas: Quinn Cook (9pts, 3/5 3P, 1tap); S. Livingston (6pts, 3as); Andre Bogut (6pts); Jonas Jerebko (2pts, 2reb); Alfonzo McKinnie (2pts); Kevon Looney (1reb); Jordan Bell ingresó 9 segundos y Jacob Evans 4 segundos.

Iniciales de Raptors: K. Leonard 34 puntos (8/20 TC, 2/9 3P, 16/16 TL), 14 rebotes; Kyle Lowry 13 unidades, 6 faltas personales; P. Siakam 12 tantos, 8 rebotes, 5 asistencias; D. Green 8 puntos, 5 tableros; M. Gasol 6 unidades, 6 rebotes. Suplentes: F. VanVleet 17 puntos (7/17 TC, 2/8 3P, 1/1 TL), 3 robos; Serge Ibaka (7pts, 10reb, 2rec); Norman Powell (7pts).

Parciales: 1C. 26-27; 2C. 28-32 (54-59); 3C. 34-21 (88-80); 4C. 21-24 (109-104).

Lo mejor de Klay hasta el momento de su lesión:

Andre y el triple ganador:

La serie se traslada a Oakland, para diputar el juego 3 (miércoles 5 de junio) y el juego 4 (viernes 7) para regresar nuevamente a Toronto recién el lunes 10 con el quinto cotejo.

“Klay podría estar medio muerto y decirme que está bien…”

Palabras de Steve Kerr en conferencia de prensa postpartido al ser consultado por la lesión de Klay Thompson y cómo repercutirá en el plantel de cara a los próximos encuentros, a lo que respondió entre bromas, como para reducir un poco las tensiones: “No sé qué significa la lesión de Klay para el futuro. Klay me dijo que está bien, pero Klay podría estar medio muerto y decirme que está bien”.

Habrá que esperar cómo evoluciona el escolta en los próximos días y cuál es el diagnóstico de los resultados que se le realizaran en el transcurso del día, mientras continúan a la espera de la reincorporación de Kevin Durant.

Esteban Abed – Interbasquet
@estebanabed – Twitter
@estebanabedyazbek – Instagram

Anuncios