Toronto campeón de la NBA

Historia pura la que se escribió durante la noche del jueves en el Oracle Arena de Oakland, donde Raptors rompieron con la dinastía de Warriors consiguiendo el primer título de la franquicia con Kawhi Leonard como el MVP de las finales.

Que partido el que nos regalaron ambos conjuntos, uno luchando por igualar la serie judando su último partido en esta cancha debido a que la próxima campaña tendrán estadio nuevo, golpeados por las lesiones pero batallando con todo lo que le quedaba en estas instancias.

Por el otro lado un equipo que se restructuró desde el inicio de temporada, a mitad de camino hizo un movimiento de piezas claves para reforzar sus filas, con un entrenador debutando en su primera temporada en la NBA y toda una nación a la expectativa del tan ansiado título tras 24 años de haber ingresado a la liga.

El encuentro tuvo todos los condimentos necesarios para escribir varios párrafos sobre el desenlace de todos los hechos durante el juego 6.

La motivación de Golden State por partida triple, el último partido en el Oracle, la baja definitiva de Kevin Durant y la necesidad de ganar para forzar el séptimo partido se hicieron notar.

Desde el inicio del partido hasta el final del mismo la intensidad que mantuvieron ambos equipos agrandan aún más la tarea realizada por parte de Toronto, con un desopilante Kyle Lowry encestando los primeros 11 puntos para su equipo (sin fallar un solo disparo, 4/4 TC, 3/3 3P), la respuesta de Golden State vino por su dupla letal Stephen Curry y Klay Thompson, intercambiando en 14 oportunidades el liderazgo en el tanteador durante el primer cuarto.

Lentamente fue emergiendo la figura de Kawhi Leonard, que no tuvo que desgastarse demasiado en la primera mitad gracias la gran labor realizada por Lowry y Pascal Siakam quien aportó triples claves para mantener al equipo arriba. Como siempre los ingresos de Fred VanVleet y Serge Ibaka renovando el ritmo a la estrategia de Nick Nurse complicando cada vez más a los Warriors.

Pero los dirigidos por Steve Kerr hicieron valer su experiencia en finales, Draymond Green y Andre Iguodala estuvieron muy activos en ambos costados de la duela, dándole mayores variantes al juego de Golden.

El conjunto de la bahía revirtió el tanteador a su favor durante el tercer período con una descomunal actuación de Klay Thompson, que desafortunadamente sufrió una rotura de ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda restando 2’22” por jugarse de este cuarto.

Con el marcador favorable 80-83 para los dueños de casa, Klay a toda velocidad en transición se encaminaba a enterrar el balón a dos manos cuando Danny Green en su intento por taparlo le toca la mano derecha desde atrás, una falta común sin agresividad, simplemente tratando de impedir la conversión de su rival. La mala noticia para los Warriors fue que Thompson se desestabilizó en el aire y al momento de caer, se torció el pie izquierdo; el abrupto movimiento provocó que se desplazara la rodilla y ahí sufriera la rotura del ligamento.

La consternación en el plantel fue enorme al ver como otra de sus figuras debía retirarse por lesión, así y todo mientras se dirigía a los vestidores, Klay regresó del pasillo para realizar los dos lanzamientos libres.

Golden consiguió cerrar el tercer cuarto arriba por un doble 86-88, pero ya muy golpeados física y anímicamente. Toronto continúa firme con su estrategia, sabiendo que tenían 12 minutos para darle un giro al ajustado resultado y así lo hicieron.

A medida que pasaron los segundos, los nervios crecieron, la tensión aumentó y poco a poco los Raptors fueron dominando las acciones. No me canso de destacar el respeto de este plantel para con sus pares, se fueron adaptando a cada estilo planteado en cada etapa de los playoffs, sacaron provecho de las debilidades de sus oponentes para maximizar las chances de ganar. En el caso de las finales contra Golden, nunca los subestimaron ni tampoco se relajaron ante los interminables problemas de lesión por los que transitaron, todo lo contrario el respeto que les mostraron los llevó a aumentar su nivel de juego sin permitirse pensar que ya tenían ganado el título de antemano.

Los dueños batallaron hasta el final y cayeron como dignos perdedores, con la última oportunidad de dar vuelta el marcador en manos de Curry, pero su tiro dio en el soporte del aro, tras una serie de manotazos la pelota la tomó Golden y pidió minuto. El problema fue que no le quedaban más tiempos por pedir, la regla de la NBA ante esta situación determina una falta técnica al plantel, enviando a lanzar un libre al rival con reposición de media cancha. Kawhi Leonard encestó el tiro dejando el tanteador 111-110 con 0.9 segundos en el reloj, al sacar fue cortado con falta de inmediato por parte de Iguodala, suficiente para que el alero sentencie el juego desde la línea de los suspiros y así darle el primer título en la historia de la franquicia a Toronto.

Iniciales del campeón: K. Lowry 26 puntos (9/16 TC, 4/7 3P, 4/6 TL), 7 rebotes, 10 asistencias, 3 robos; P. Siakam 26 unidades (10/17 TC, 3/6 3P, 3/4 TL), 10 tableros, 3 asistencias, 1 recupero, 1 tapa; K. Leonard 22 tantos (7/16 TC, 1/6 3P, 7/8 TL), 6 rebotes, 3 asistencias, 2 robos, 1 bloqueo; Marc Gasol 3 puntos, 9 tableros, 4 asistencias; Danny Green 1 rebote, 3 asistencias, 1 recupero. Reservas: F. VanVleet 22 puntos (6/14 TC, 5/11 3P, 5/5 TL), 2 rebotes, 1 robo; S. Ibaka 15 tantos (7/12 TC, 1/2 TL), 3 tableros, 2 asistencias; Norman Powell 1 rebote.

Titulares de Warriors: K. Thompson 30 puntos (8/12 TC, 4/6 3P, 10/10 TL), 5 rebotes, 2 robos; A. Iguodala 22 unidades (9/15 TC, 3/6 3P, 1/5 TL); S. Curry 21 tantos (6/17 TC, 3/11 3P, 6/6 TL), 3 tableros, 7 asistencias, 2 recuperos, 1 tapa; Draymond Green 11 puntos, 19 rebotes, 13 asistencias, 3 robos, 2 bloqueos; Kevon Looney 6 unidades, 3 tableros, 4 asistencias. Suplentes: DeMarcus Cousins (12pts, 5reb, 2as, 1tap); Shaun Livingston (6pts, 1rec); Quinn Cook (2pts, 1reb); Alfonzo McKinnie (3reb); Andrew Bogut (1reb); Jonas Jerebko ingresó 2’19”.

Parciales: 1C. 33-32; 2C. 27-25 (60-57); 3C. 26-31 (86-88); 4C. 28-22 (114-110).

Jugadas destacadas de Lowry, Siakam y VanVleet:

El momento más ansiado, levantar el trofeo Larry O’Brien:

Kawhi de villano a héroe

Tras la revoltosa salida de San Antonio y con el tilde de “traidor” por parte de la afición de los Spurs, Leonard llegó a Toronto no muy contento de haber sido transferido a la franquicia canadiense. Pero con el correr de los días se fue amoldando, le dieron todas las comodidades para que se sintiera bien y a cambio consagró su llegada con el primer título de campeonato en la historia de los Raptors.

“The Claw” promedió 28,5 puntos, 9,8 rebotes, 4,2 asistencias, 2 robos y 1,1 bloqueos en 40 minutos jugados durante los 6 encuentros de las finales de la NBA; manteniendo una efectividad del 49.8% en tiros de campo y el 89% desde la línea de los suspiros lo que le significó el segundo título de MVP de las finales, tras lo conseguido en 2014 con los San Antonio Spurs.

Esta proeza de Kawhi lo incluye en la lista selecta de jugadores que repitieron título de MVP de Finales con múltiples equipos, los otros dos fueron Kareem Abdul-Jabar con Milwaukke y Lakers, mientras que LeBron James hizo lo propio vistiendo las camisetas de Miami Heat y Cleveland Cavaliers.

Kawhi recibiendo de manos de Bill Russell el premio al MVP de las Finales:

Un nuevo récord se escribió en estas finales, con este título conseguido por Marc Gasol, él junto a su hermano Pau se convirtieron en los primeros hermanos en ganar títulos de campeonato en toda la historia de la liga.

Nick Nurse se convirtió en el tercer entrenador en consagrarse campeón en su debut al mando de un equipo de la NBA, sus predecesores fueron Steve Kerr en 2015 (Warriors) y Tyronn Lue (Cavaliers) en 2016.

Esteban Abed – Interbasquet
@estebanabed – Twitter
@estebanabedyazbek – Instagram

Anuncios