Argentina entre los cuatro mejores del mundo

El equipo de Sergio Hernandez hizo historia en Dongguan, venció nada más y nada menos que al gran candidato “Serbia”, lo hizo 97-87 jugando un partido perfecto. Luis Scola fue el goleador de Argentina con 20 puntos, mientras que el cordobés Facundo Campazzo con 18 puntos, 12 asistencias y 6 rebotes fue la gran figura del partido.

Foto: FIBA.Basketball


Buen arranque de Argentina, 5-0 primero. Más tarde 12-4, con mucha movilidad, Delía, Scola y Campazzo haciéndose presente en el marcador. Serbia tomando rebotes ofensivos, comienza a emparejar con Jokic, pero la intensidad defensiva de Argentina le corta el circuito a los dirigidos por Djordjevic y los hace jugar incómodos. A pesar de la altura de los serbios, Argentina ganó en varias oportunidades en la pintura, aunque un parcial de Serbia de 10-2 le dio paridad al juego para igualar el marcador (16-16) cuando restaban 3 min. 26 seg. para el final de la etapa. Campazzo manejando los hilos de Argentina, algunos fallos arbitrales, muy discutidos por Hernández le dieron la posibilidad a Serbia de pasar al frente pero no pudo y Argentina con carácter se quedó con el primer parcial 25-23.

El trámite se emparejó, Argentina continuó intenso en la defensa, muy veloz cortando línea de pases. Serbia con Bogdanovic, Jokic y el gigante Marjanovic trataban de ganar en la zona pintada, el primero con penetraciones y los otros posteados. Por momentos Argentina apeló con éxito en el perímetro, Vildoza en un par de oportunidades y Laprovittola lo hicieron desde ese sector para escaparse a 8 (39-31). Más tarde fue Pato Garino quien sacó provecho de la floja defensa de Serbia y castigó de tres aunque Nikola Jokic respondió junto a Bogdan Bogdanovic. Argentina se fue al descanso largo ganando por 54-49.

El tercero fue aún más parejo, la conducción de Campazzo, el gran trabajo de Bogdanovic hicieron un cuarto muy disputado, quizás el menos vistoso de todos. Argentina disputando cada pelota con mucho carácter, Serbia no regalaba nada tampoco y provocó algunas perdidas que lo volvieron a poner a tiro de la igualdad. La aparición de Deck en el cuarto lo colocó entre los destacados del partido (el parcial fue para Serbia 14-18) y el acumulado dejó apenas por la mínima a los albicelestes (68-67).

El último parcial comenzó con un triple de Marko Guduric, un minuto más tarde contestaron Garino y Campazzo para retomar el control (74-70), si bien no le sobraba nada, Argentina seguía complicando a Serbia, Garino, Scola y Campazzo le dieron la máxima a la Argentina de nueve puntos en poco mas de cuatro minutos del final (82-73). Un triple de Bjelica achico en forma temporal, pero Argentina estaba bien en varios aspectos, el defensivo era uno, la actitud para querer siempre más y algo que consideramos fundamental: “la cabeza fuerte”, obligó a los dirigos por Djordjevic a correr siempre desde atrás pese a pasar en un momento arriba en el marcador. Facundo Campazzo repartiendo juego y lo puso a Scola siempre de cara al canasto (87-76) y una nueva máxima conseguían los de Hernández (11 puntos).
Los últimos tres minutos fueron los más largos del encuentro, Argentina siguió defendiendo duro, Campazzo reafirmó su liderazgo, mientras Bogdanovic desde 6,75 continuó con gran efectividad, como casi todo el partido, para ponerle suspenso al cierre (91-85).
Los minutos fueron pasando y la desesperación de los serbios por achicar la diferencia, fue su mayor problema. Los lanzamientos desde larga distancia se sucedían y no todos eran con buena efectividad. Argentina fue cerrando el juego a su favor sabiéndose superior a un Serbia que nunca pudo consolidar la condición de equipo favorito que lo trajo a esta instancia del mundial. Quienes si consolidaron su juego fueron los dirigidos por Hernández que terminaron ganando por 97 a 87 y festejando el pasaje a las semifinales. El rival saldrá del encuentro entre Estados Unidos y Francia.

Sergio Mamondi – Enviado Especial de Interbasquet a China

Anuncios