Doce años de la “Generación de Oro” de Villa María

Fue la noche más gloriosa de un seleccionado de la Asociación de Básquetbol de Villa María, con un equipo que marcó una época y alcanzó el mayor logro deportivo de toda su historia. Fue un 16 de junio de 2008, en Justiniano Posse, donde derrotó a Córdoba en la final.

Foto: Archivo Germán Fiorelli

El lunes 16 de junio de 2008 quedó marcado en la historia deportiva como una de las grandes jornadas del básquetbol villamariense. Hoy se cumplen 12 años de aquella noche (que había sido no laborable por adelantarse la fecha del feriado del Día de la Bandera), donde el seleccionado de básquetbol de Mayores alcanzaba el título Provincial, que le había sido esquivo en varias ocasiones.

El Provincial (que en estos años se definía con un formato de hexagonal) se jugó en el estadio del Complejo Deportivo Teniente Origone de Justiniano Posse durante cinco jornadas y en el mismo, el seleccionado de Villa María escribió su jornada más gloriosa derrotando en la final al de Córdoba, soltando el grito que había quedado contenido en cuatro ocasiones anteriores: campeones.

El contundente 78 a 63 de la final contra Córdoba tuvo al equipo que dirigía Norberto “Tola” Yáñez siempre adelante en el tablero, y con un intratable Gastón Torre, goleador y figura del equipo durante todo el torneo.

El plantel, una mezcla perfecta de juventud y experiencia, marcó toda una época para el básquet local porque se mantuvo la presencia de jugadores que en algunos casos jugaban en ligas nacionales (Gastón Torre, Román Medina y Alexis Elsener), otros en equipos competitivos de nuestra provincia (Diego Cerutti y Alejandro Cichy) y otros que lo hacían en clubes de la asociación local, pero con un importante recorrido en sus trayectorias previas (Vispo, Moral, entre otros).

El objetivo de lograr el título comenzó semanas antes, cuando jugadores como Medina (Brown de San Vicente) y Torre (Central Entrerriano) retornaron a sus equipos de origen, luego de jugar la Liga Nacional para estar en contacto con los jugadores locales. Muchos de ellos sacrificaron vacaciones para entrenar y trabajar en busca de un sueño.

El subcampeonato de 2007, en una final que se escapó sobre el final de manera increíble, fue el envión con sed de revancha para que el plantel se pusiera como objetivo ir por el título.

“Fue nuestra Generación Dorada, si se hace un paralelo con la selección argentina”, dijo el entrenador de aquel equipo, Tola Yáñez, en diálogo con El Diario, recordando la fecha que hoy se celebra.

“En 2007 fuimos subcampeones en Córdoba, en una final que se nos escapa de forma increíble; en 2008, en Justiniano Posse logramos el título jugando un enorme torneo y con un gran aporte de Gastón Torre; y en 2009 quedamos terceros en el torneo que se hizo en San Francisco”, recordó.

“Muchos de los jugadores de aquel equipo eran de 9 de Julio de Las Perdices (había ganado el Apertura del Interasociativo de ese año) y Argentino de Pozo del Molle (campeón del Clausura y luego de la final anual”, recordó.

Paso a paso

“En este torneo se nos lesionó en el primer partido Emanuel Ortega, y habitualmente la inicial era Torre, Vispo, Imaz, Cerutti y Medina o Mangiaterra, según el caso, pero en la final el titular fue Alexis Elsener, que le generó muchísimos problemas a Córdoba”, señaló el Tola.

El paso a paso hacia el título comenzó el jueves 12, debutando en la Zona B y perdiendo por 95 a 83 ante Córdoba. Al día siguiente, Villa María derrotó por 68 a 61 a Río Tercero y el sábado 14 venció por 84 a 81 a Sudeste, en el Interzonal.

Primero y segundo de cada grupo, se cruzaron en semifinales el domingo y Villa María (que fue segunda) tuvo que enfrentarse nuevamente a Sudeste, al que superó por 90 a 79, avanzando a la final junto a Córdoba que superó en esa instancia a Morteros, por 82 a 65.

La final

La final fue de paridad en los tres primeros cuartos y en el último segmento Villa María tenía una escasa ventaja de 3 puntos, a 8 minutos del final, cuando el tablero marcaba 56 a 53. El equilibrio comenzó a romperse con un triple de Alvaro Galera y dos tiros libres de Gastón Torre que le sirvieron a Villa María para empezar a escaparse en el resultado hasta el 78-63 del final, para desatar un festejo contenido e instalarse en la galería de los campeones.

Los otros equipos

En el partido por el tercer puesto, Morteros le ganó a Sudeste por 101 a 90 y por el quinto lugar, Río Tercero venció a Oliva por 98 a 89.

Las posiciones finales quedaron de la siguiente manera: campeón: Villa María; subcampeón: Córdoba; tercero: Morteros; cuarto: Sudeste.

El plantel

Gastón Cavana (Argentino de Pozo del Molle)
Román Medina (Argentino de Pozo del Molle)
Franco Moral (Argentino de Pozo del Molle)
Alvaro Galera (Argentino de Pozo del Molle)
Diego Cerutti (Tiro Federal de Morteros)
Alejandro Cichy (9 de julio de Morteros)
Alexis Elsener (Nacional de Bahía Blanca)
Ramiro Imaz (9 de Julio de Las Perdices)
Emmanuel Ortega (9 de Julio de Las Perdices, lesionado)
Gastón Torre (9 de Julio de Las Perdices)
Fernando Vispo (Sparta de Villa María).

DT: Norberto Yáñez. – PF: Darío Arrigoni.

La cábala

“No soy cabulero, pero en el inicio del torneo me tenía que volver a Villa María por un tema personal. Eran momentos de los cortes de rutas por los reclamos del campo y tuve que dejar el auto en el cruce a Justiniano Posse con mi bolso con mi ropa. Por ese motivo dirigí todo el torneo con la misma remera, que quedó como cábala”, recordó con una sonrisa el entrenador.

En la historia

Villa María fue seis veces finalista del Provincial de Mayores, aunque para ese 2008 era su quinta chance de buscar el gran festejo. Las cuatro veces anteriores habían sido en los años 1938 (se jugó en nuestra ciudad), 1939, 1987 (también jugado en Villa María) y 2007, aunque siempre con la suerte esquiva y la posterior, en 2013, en Oliva.

En el año previo a la gran hazaña, Villa María había perdido ante Sudeste por 77 a 76 en el torneo realizado en Córdoba, y la anterior había que remontarse a 1987, cuando cayó en el torneo jugado en el Salón de los Deportes ante San Francisco.

Hubo un aviso de lo que se podía concretar en 2004, cuando Villa María terminó tercero en el torneo jugado en Morteros, donde venció a Sudeste por 104 a 98 en la definición y donde el campeón fue Río Tercero, que derrotó por 90 a 78 a Morteros en la final.

Su última final fue en 2013, cuando perdió ante Córdoba por 68 a 58 en el torneo jugado en Oliva.

Gustavo Ferradans (El Diario del Centro del País)
Especial para Interbasquet