Para Gastón Córdoba es un sueño llegar al Griego

El alero siempre anheló jugar en Atenas, hasta que le llegó el momento. Sus sensaciones, deseos, características y el trabajo durante la Pandemia.

Foto: Prensa Atenas

“Llegar a Atenas es sin dudas un sueño cumplido. Desde que era chiquito y jugaba en mi club, 9 de Julio de Freyre, anhelaba vestir esta camiseta en la Liga Nacional”, esa fue la frase de cabecera del cordobés de Freyre, Gastón Córdoba, horas después de confirmarse que la camiseta del Griego será la que defienda en la próxima temporada.

“Las sensaciones que siento son de felicidad y entusiasmo por la oportunidad que tengo hoy de jugar en la máxima categoría. También hay algo de nervios porque se trata de algo nuevo para mí. Ahora sólo quiero entrenarme, desarrollarme, dar lo máximo, adaptarme lo más rápido posible y estar a la altura para lograr ganarme mi lugar”, agregó el alero, que viene de tener la mejor temporada desde el aspecto individual.

A la hora de dar un pantallazo sobre sus características como jugador, dijo: “Me considero un jugador de rol. Soy un alero o ala pivote al que le gusta jugar de frente al aro, tomar tiros de tres puntos a pie firme o saliendo de cortinas. Igualmente creo que lo más importante es la defensa. Siempre de atrás para adelante, porque si se hace un buen trabajo en ese costado después tenés algunas libertades en ofensiva”.

¿Qué te sedujo de la propuesta de Atenas?

Lo que me convenció para decirle que sí a esta institución fue el desafío deportivo que significa para mí. Sé que la competencia es muy dura y están muchos de los mejores jugadores del país. Eso me motiva muchísimo.

“Aún no sé bien cómo será la totalidad de la conformación del plantel. Habrá que esperar para saber cuáles serán los objetivos a trazarse. Pero no caben dudas de que buscaremos hacer una muy buena temporada. Con el paso del tiempo sabremos para qué cosas estaremos”, agregó.

Esfuerzo y trabajo

El parate de actividades deportivas generadas por el Covid-19 caló hondo en la realidad de muchos. Pero el desafío planteado fue reinventarse. Y eso fue lo que hizo Gastón, quien junto a su mamá se unieron en un mismo objetivo para seguir adelante.

“La verdad es que con la Pandemia y la imposibilidad de desarrollar el trabajo normalmente, estaba necesitando generar ingresos de alguna manera. Así que aprovechando que mi mamá es muy buena en la cocina haciendo comidas y postres, decidimos vender”, comentó. Y agregó: “Empezamos con empanadas, después pastelitos, churros, canelones? Y la verdad que nos fue bastante bien. Por suerte le gustó a la gente y hubo mucha demanda”.

Javier Ciani – Prensa Atenas