Instituto transita la Liga esquivando los golpes

Sin dudas que, la presente edición, es una temporada atípica, la pandemia, las lesiones, la participación en varios frentes han hecho que el equipo de Alta Córdoba sea uno de los más golpeados. La salida de Colmenares fue el más reciente revés en La Gloria.

Foto: La Liga Contenidos

Sería larga la lista a enumerar si tomamos desde el inicio de la competencia la cantidad de integrantes albirrojos afectados en la actual temporada de Liga Nacional, entre los que se cuentan lesiones, infectados por COVID-19 y renuncias, no solo de jugadores sino también de Sebastián Ginobili, hasta hace poco encabezando el cuerpo técnico.

Sin dudas que la adaptación a esta realidad fue el denominador común en el día a día de Instituto, muchos cambios fueron los que tuvieron que soportar, desde un nuevo formato de disputa de la Liga, los viajes, las suspensiones de encuentros, el hecho de afrontar tres frentes de competencia fue también un factor importante a tener en cuenta.

Tanto “Sepo” Ginobili como ahora Gustavo Peirone les ha costado contar con todos sus jugadores. Uno de los últimos fue la renuncia de Nestor Colmenares, en las horas previas al partido con Ferro por problemas familiares.

Oficialmente Instituto lo comunicó por la tarde, la reunión con los dirigentes fue por la mañana, pero en propias palabras del venezolano, los motivos que lo llevó a tomar esta decisión fue que se le hacía insostenible estar más tiempo lejos de su familia.

“En un año muy especial para todos, ha sido un sacrificio enorme estar lejos de mi familia tantos meses, y ha sido muy duro para mi familia también, especialmente para mi esposa, mi madre y mi hija. Hoy he llegado un punto en el que me resulta insostenible estar lejos de mi casa”

Fue el posteo del venezolano en la red social Twitter.

Lo que está claro que más allá de que es su trabajo, Colmenares no se volvió a Venezuela por el hecho de reunirse con su familia (por cierto, un motivo más que importante) sino también con la chance de incorporarse a Cocodrilos de Caracas para disputar desde abril la Liga venezolana.

Entre tantas malas noticias, una buena fue la recuperación de Pablo Espinoza, después de estar 15 días ausente por Coronavirus, el jugador volvió frente a Libertad y en la noche del miércoles frente a Ferro, siendo uno de los destacados en ambos encuentros.

“Al principio estuve agitado, me faltaba el aire, seguía con dolor de cuerpo, pero de a poquito voy poniéndome bien físicamente así que espero llegar de la mejor manera para lo que sea del los playoffs” explicó Espinoza al departamento de prensa de Instituto.

“Los partidos (los otros dos que nos quedan) van a servir para tratar de ser un mejor equipo día a día. Eso es lo que nos pide el “negro” Peirone (entrenador), así que vamos a intentar de hacerlo para mejorar en un montón de cosas que nos están faltando” agregó el jugador.

Entre otras cosas, Espinoza recalcó que a diferencia de otras temporadas, en ésta se la pasan viajando y jugando, sin tiempo para entrenar y casi sin descansos.

“Hay que hacerse la cabeza que tenemos que mejorar ahora con estos dos partidos que nos van a ayudar para llegar de la mejor manera a playoffs. Mientras tengamos chances el equipo va hacer todo como para que Instituto siga en carrera y llegar a lo más alto posible y obviamente tratar de jugar la final” terminó diciendo Pablo.


Redacción Interbasquet
Fuente: Prensa Instituto