Dura derrota de Atenas ante Platense

El Calamar jugó un partido de alto vuelo, rozó la perfección, con altísima efectividad y gran defensa, superando con claridad a Atenas por 95-71. Más allá de no haber sido el goleador, la figura del encuentro fue Andrés Lugli con 26 puntos de valoración.

Foto: German Ruiz para Prensa Atenas


En una noche de ensueño para Platense y para el olvido para Atenas, el Calamar se llevó un triunfazo de Córdoba. Derrotó al Griego por 95-71, culminó con una estadía perfecta en La Docta y se escapó por primera vez en la temporada del último lugar de las posiciones, lugar que ahora le pertenece al Verde con récord 2-8 (20.0%).

Con un primer cuarto lapidario y unos segundos diez minutos en los que bajó el martillo y sentenció la noche, el Calamar se floreó en Córdoba para dejar sin reacción a un Griego que literalmente no estuvo dentro del rectángulo de juego en los 20 minutos iniciales del compromiso.

¡30-10! Así se despachó la visita, sin decir ni hola con Patricio Piñero en llamas (11 puntos). Todo lo que tiró, metió. Sin problemas. Fue criminal de larga distancia con un 6/8 en triples (75%) y por demás efectivo en defensa, cerrando todos los caminos de un elenco cordobés que no terminaba de entender por dónde pasaba todo. Y los números desnudaron esa realidad: 0/5 en triples y 5/12 en dobles (41%).

Pero no todo quedó allí, sino que el Verde tardó 5 minutos en salir de esos 10 puntos, lo que le facilitó aún más la tarea a los del Cholo Vázquez, que no bajaron la intensidad y tampoco la puntería (4/5 en triples en ese segmento). Latraius Mosley y james McPherson fueron los que pudieron ponerle algo de tiza al taco, combinándose para 17 de los 28 puntos con que los cordobeses terminaron la mitad (53-28).

¿El segundo tiempo? Sólo lo sucedido a minutos y segundos del final: la expulsión de Eduardo Gamboa por quejas de impotencia ante los árbitros y forcejeos de Gastón Córdoba con Matías Bernardini tras una falta del cordobés sobre Julián Aprea con 2s para el cierre del compromiso.

Deportivamente esos 20 minutos no revistieron de análisis porque Platense fue dueño de todo, se llevó no solamente un triunfo enorme de Córdoba (95-71), sino que se fue con los bolsos llenos con una salida a la ruta inmejorable que le permitió escaparle al último vagón del tren.

Javier Ciani – Prensa Atenas



Categorías:LNB

A %d blogueros les gusta esto: